La herramienta educativa que da respuesta a la Educación líquida

Desde hace años, pedagogos y maestros de John Dewey a César Bona, han sostenido que las transformaciones que se producen en las diferentes estructuras de la sociedad van de la mano de los conocimientos que el individuo asimila en las aulas, y que la escuela es – o debería ser – el reflejo de la sociedad.

Nuestros hijos y alumnos se educan en una sociedad que cambia a un ritmo vertiginoso. La tecnología avanza y se reinventa constantemente. Están continuamente bombardeados con información y llevan ordenadores portátiles omnipresentes en los bolsillos de sus vaqueros.

Sin embargo, los cambios tecnológicos que han marcado el avance de la sociedad no han caminado al mismo ritmo dentro de nuestras aulas por múltiples y variadas razones.

Actualmente, hay motivos más que suficientes para impulsar el desarrollo tecnológico de las escuelas de forma sólida, organizada y segura. Disponemos de la tecnología necesaria para ello y conocemos la estrategia y justificación pedagógica que lo respalda. Incluso más allá de esto, la tecnología al servicio de la pedagogía nos abre las puertas a un nuevo modelo de enseñanza que realmente responde a las exigencias y necesidades de la sociedad actual y a los aprendices que en ella crecen. Esta generación tendrá que ingresar en un mercado laboral futuro en el cual primará la flexibilidad, la creatividad, la autonomía y toma de decisiones, la inteligencia emocional, el trabajo en equipo y la habilidad de afrontar y solucionar retos. Volviendo a J.Dewey y C. Bona, la escuela tiene que ser un reflejo de esta sociedad y asumir, al menos en parte, la responsabilidad de formar a los alumnos para afrontar este futuro.

Hace tiempo ya que nuestras didácticas de antaño quedaron obsoletas, incapaces de hacer frente tanto a las exigencias de la sociedad como del alumnado, que pide procesos de aprendizaje que respeten sus intereses, habilidades, talentos, ritmos y necesidades. Estamos, por tanto, ante la “Educación Líquida” que requiere de agilidad para adoptar los rápidos cambios del entorno fluido en el que vivimos. Para dar respuesta a esta inminente necesidad en la que confluye la transformación pedagógica y la digitalización surge Noobe.

Noobe es una solución digital para la creación y gestión de experiencias de aprendizaje personalizadas. Articulada sobre las bases de la Neuroeducación, que conforma una sólida evidencia empírica sobre cómo funciona el cerebro, en ella caben los modelos pedagógicos más actuales e innovadores y también aquellos enfoques más clásicos que aún están en vías de transformación. Así mismo, es una herramienta creada por y para profesores: docentes que conocen la realidad de las aulas y que proponen soluciones reales a la gestión de estas.

Noobe, propone un modelo flexible que permite dar respuesta a las necesidades, motivaciones, ritmos e intereses del alumnado al que nos dirigimos, al tiempo que permite a los centros educativos adaptarse fácilmente a las demandas de nuevas leyes educativas. El punto de partida son unos objetivos de aprendizaje que, enmarcados en la ley, abordan también destrezas transversales como las habilidades blandas y las funciones ejecutivas. Después, la posibilidad de la personalización del aprendizaje que ofrece Noobe asegura que cada alumno pueda alcanzar los objetivos propuestos, eligiendo el camino que más se ajuste a su individualidad. Finalmente, y para valorar la consecución de dichos objetivos, Noobe facilita una evaluación continua y formativa que aporta información puntual y relevante del proceso completo de enseñanza mediante distintas herramientas de evaluación.

Noobe es una herramienta viva y orgánica que va creciendo y desarrollándose con el uso y el tiempo. Permite, por una parte, que docentes creen su propio contenido o adapten el contenido pre-cargado de la plataforma o incluso de otros profesores. Los itinerarios se pueden ceñir a una unidad o una asignatura o ser tan amplios y transversales como cada docente se atreva a imaginar. Así mismo, vamos actualizando y revisando periódicamente nuestra solución con las aportaciones de los docentes que la utilizan, bajo sus experiencias de aplicación en el aula. El feedback del alumnado también es de especial relevancia para que las mejoras estén muy ajustadas a sus intereses y necesidades.

Gracias a todas estas aportaciones podemos establecer un marco conceptual para elaborar las propuestas didácticas que contribuyan al desarrollo de la autonomía y favorezcan el aprendizaje significativo en el alumnado, manteniendo una línea constante de mejora. Noobe es la herramienta digital que define el camino más sencillo para gestionar el aprendizaje, impulsar el desarrollo de la tecnología en las aulas y generar una verdadera transformación que permita a cada alumno no solo desarrollar el máximo de sus capacidades, sino además afrontar su futuro con las habilidades y competencias propias de la sociedad del siglo XXI.